domingo, 20 de abril de 2008

De Cada Estrella


Como de cada estrella el reflejo alimenta los sueños y la vida de cada planeta,
tus ojos dan vida a aquel corazón apagado que no supo encontrar en cada puerta una llave.
Y así, despacio, aprendiendo del calor de tus pupilas me mansas en un lago
y me enseñas donde termina la vida y empieza el amor.

De cada nube una gota alimenta inquieta la semilla de la tierra escondida sin saber,
que solo con constancia en árbol se convertirá.
Y así, sin querer, pasando de la nada al deseo incondicional de no dejarme fallar otra vez
en cada nueva palabra que escoges regalarme.

Sólo agua, solo luz, solo tierra y aire,
para lograr entender de que material fabricas los sueños que me mandas en forma de besos
a través de la ardiente boca del deseo.
Y dejarte romper una y otra vez toda barrera
que impide el paso de lo que no fui hasta lo que debí haber sido.

No podría decir ni una sola palabra más sin que mis labios destilasen
la dulzura con la que compulsivamente nos amamos,
la eficacia con la que tus manos encuentran cada uno de los rincones prohibidos de mi cuerpo
y la frialdad con la que la mañana se empeña en separarnos
cada vez que nos encuentra el sol.

Y ahora descubro que caigo de nuevo en tu recuerdo,
embelesado en aromas de un mundo que solo nos deja vivir a nosotros dos.
Y en ti me quedo de nuevo viviendo
hasta que la nada me despierte al mundo que no tiene retorno
dónde esperaré desconsolado a que descubra de nuevo como encontrar el brillo que se esconde... ...detrás de cada estrella.

1 comentario:

carLi dijo...

OH! Me chifla la poesía, últimamente sólo leo poemas, creo que me estoy volviendo loca.
Es tuyo el poema? es precioso :) qué bonito! Pero los mejores poemas son los de Machado y Bécquer, son grandísimos.

Un besazo!