miércoles, 21 de enero de 2009

Disimular



Lo importante es que no se note :)

4 comentarios:

J. Jiménez Gálvez dijo...

Sigo flipando con las historias de Mafalda. Nunca me cansaré de ella. Es un vicio.

Lila dijo...

jaja... buenisima
no se si ya te conte pero recuerdo que mi primer contacto con mafalda fue cuando tenía unos cuatro años, mi papá siempre me leía el periodico mientras me sostenía entre sus brazos, el se reía mucho pero yo no entendía muy bien a la primera.
Desde ahí entro a mi vida, seguro saldra cuando ya no tenga... hasta entonces seguirá haciendome feliz.

Felipe dijo...

Malfalda siempre genial!; Susanita, es la institucionalización de la hipocresía políticamente correcta.

txïo [patito-feo.es] dijo...

Ay, Dios.