viernes, 17 de octubre de 2008

Mi descripción.

Aquí va una descripción propia qe he tenido que realizar para una actividad.

Esto es más difícil de lo que creía. Puedo empezar diciendo que me considero una persona tímida, pero sé que no lo soy, me da mucha vergüenza mostrar mis sentimientos, pero no creo que sea frío.

Quizás lo más destacable de mi personalidad sea mi capacidad para cambiar, mi adaptabilidad. Puedo ser muchas personas a la vez. Puedo ser amable y darte un abrazo o puedo lanzarte una mirada fría que te deje pétreo. Y puedo caerle bien a personas con características antagónicas.
Me considero agradable al trato, tengo una sensibilidad especial por saber como tratar a cada persona y saber qué busca esa otra persona en mi. Amistad, cariño, consuelo, diversión... Y luego soy capaz de adaptarme, de mutar mi carácter y mi conducta hacia esa persona.
Eso no me deja en muy buen lugar. ¿Dónde está mi verdadero yo debajo de todas esas máscaras? No sé. Quizás haya una máscara que me impida a mi también llegar allí, al lugar donde supuestamente se encuentra mi verdadero “yo”.

Creo que soy débil, e inocente, muy inocente. Soy mucho menos fuerte de lo que imagináis. Con un carácter demasiado confiado quizás y muy reflexivo. Desde un punto de vista externo puede que no parezca así. A veces hago acciones que parecen ser impulsivas, pero en realidad no lo son. No suelo hacer las cosas porque sí.
Uf, vaya lío de descripción. No sé si me reconozco en estas líneas.
También considero que me cuesta mucho decidirme. Y sé porque razón es. Es por que lo quiero todo. Me explico, soy una persona tremendamente curiosa y que siente una atracción bastante importante por todo lo nuevo. Entonces siempre me va a parecer atractivo cualquier planteamiento que se me haga. Siempre voy a querer probarlo. Por eso me costó decidirme en mi vida en muchos aspectos. Quizás me haya equivocado, pero nunca me arrepiento. Solo se trata de asumir las cosas como vienen y tratar de capearlas lo mejor posible.

Eso no quiere decir que tenga espíritu valiente o aventurero. No. Ni mucho menos. El miedo al cambio y a perder es algo que llevo pegado a mí constantemente. Ojalá pudiera deshacerme de ese miedo. Creo que tiene algo que ver con mi timidez, (esa que se supone que no tengo), y con mi adaptabilidad. Imagino que tengo miedo al rechazo y que por eso me adapto a las personas en lugar de dejar que ellas se adapten a mí. Y por eso no me atrevo a cambiar, por si al arriesgar pierdo lo que ya tengo. Y por eso soy tímido...

Pero estamos hablando en la vida general, no en la vida sentimental. Ahí si que arriesgo. Todo lo que haga falta. Para eso creo que están los amigos. Cómo una red de seguridad que me permite ponerme a hacer equilibrios a cualquier altura sin miedo a caer. Por que sé, que aunque caiga (cosa que ya he hecho alguna vez) y lo haga desde muy alto, siempre estarán ahí para recogerme. Aun cuando yo no me deje recoger.
Por eso arriesgo, por que en este plano es mucho más importante lo que potencialmente se pueda llegar a ganar que lo que puedo perder. Y así me va claro...

Para terminar solo deciros que también soy una persona muy solitaria. Puedo pasarme horas sin moverme mirando un punto de la pared y estar disfrutando de mi soledad. La necesito. Y muy poca gente sabe darme esa soledad. Considero muy importante los tiempos de silencio entre amigos. Los disfruto y los aprovecho. Pienso, que los días en que peor me encuentro (anímicamente hablando), son aquellos en los que he estado solo demasiado tiempo o no he podido estarlo en ningún momento. Todo tiene un punto medio, el equilibrio, donde creo que podemos acercarnos más a la perfección.

Y esa es la meta que guía mi vida. Alcanzar el equilibrio. El equilibrio entre trabajo y aprendizaje, el equilibrio entre arte y ciencia, el equilibrio entre amor y amistad, entre ruido y silencio, entre soledad y compañía, entre cada una de mis múltiples máscaras y esa persona que supongo soy, y a la que aún no conozco.

4 comentarios:

carLi dijo...

ostras
qué actividad?
buena descripción, eh?
yo también pienso que eres tímido
:)

Nacho G.Hontoria dijo...

Pues sí que tiene que ser jodido describirse a uno mismo sin ponerse por las nubes ¿no?

Anónimo dijo...

No me preguntes porqué, pero he terminado entrando en tu blog y hacia mucho que no entraba. Pero me ha gustado mucho la descripción y no quería irme sin poner un comentario; bueno para ser sincero lo que me ha gustado es que eres capaz de poner tus 'debilidades' para que lo lea quien quiera. Es algo que siempre he admirado, quizá porque yo no soy capaz y siempre intento parecer muy fuerte e invulnerable ( obviamente no lo soy). En fin, no sé porque he puesto todo esto pero me apetecía. De hecho no sé si puedo poner comentario sin estar registrado,a ver si hay suerte. Espero verte el pelo un poco más de lo que te lo he visto las dos últimas semanas. Alberto.

xicagolosaa dijo...

pero que riquiño k es nuestro aleks ^^